Inicio Triángulo Norte Critican detenciones injustas en NY por histeria sobre “MS-13” 
PRUEBAS CONTRA JÓVENES SON INSUFICIENTES, DENUNCIAN ORGANIZACIONES DE DERECHOS HUMANOS

Critican detenciones injustas en NY por histeria sobre “MS-13” 

por -
0 68
Critican detenciones injustas en NY por histeria sobre “MS-13” 

BELLPORT, Nueva York, EE.UU.
AP

Algunos inmigrantes que estudian secundaria en los suburbios de Nueva York están siendo detenidos injustamente debido a una histeria creciente sobre la violenta pandilla “MS-13”, denunciaron  abogados de derechos humanos.

Al menos nueve estudiantes del condado Suffolk en Long Island fueron enviados a centros de detención de inmigración tras ser catalogados falsamente como pandilleros, indicó la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, por sus siglas en inglés).

Ninguno de los adolescentes tiene antecedentes penales relacionados con pandillas, y en algunos casos su supuesta “actividad” de pandilla fue haber vestido una camiseta negra o hacer un gesto con la mano, explicó la NYCLU.

“Ningún joven merece que le pongan la vida de cabeza o que lo alejen de su familia basándose en argumentos tan endebles”, dijo Donna Lieberman, directora general de NYCLY. “Jóvenes que en muchos casos llegaron a Estados Unidos para huir de la violencia de las pandillas están siendo desaparecidos para que enfrenten una deportación sin protecciones adecuadas ni una investigación”.

La organización escribió a la Oficina de Reubicación de Refugiados, la cual tiene jurisdicción sobre los menores que entraron a Estados Unidos ilegalmente sin sus padres, diciéndole que cree que las detenciones de los adolescentes violan las órdenes de la Corte federal y las leyes estadounidenses.

La violencia de la MS-13 o Mara Salvatrucha comenzó a atraer atención a mediados del año pasado cuando dos amigas de la secundaria en Brentwood, Nisa Mickens de 15 años y Kayla Cuevas de 16, fueron golpeadas y mutiladas hasta la muerte en lo que se sospecha fue un ataque de la pandilla. Ellas forman parte de cerca de 17 personas que se cree fueron asesinadas por la MS-13 en Long Island desde el comienzo de 2016. La mayoría de las personas arrestadas en esos asesinatos estaban viviendo ilegalmente en el país, informaron agentes de la policía.

En una visita a Brentwood el viernes, el presidente Donald Trump prometió aplicar en forma estricta las leyes de inmigración para expulsar del país a los miembros de esa pandilla.

“Ellos masacraron a esas pequeñas niñas”, expresó Trump. “Ellos secuestran, extorsionan, violan y roban… No deberían estar aquí”.

La NYCLU informó que un estudiante fue suspendido por jugar fútbol con posibles miembros de la pandilla y otro por publicar una bandera de El Salvador en una página de Facebook.

El abogado Peter Brill, que representa a los tres estudiantes suspendidos de la secundaria de Bellport, dijo que posteriormente uno de ellos fue detenido por funcionarios de inmigración. Los tres eran centroamericanos e ingresaron a Estados Unidos sin permiso.

SESSIONS CONOCE MÁS SOBRE PANDILLAS

El ministro de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, concluyó el viernes antepasado una visita de dos días a El Salvador, donde llegó para conocer de primera mano la lucha que se libra contra las maras o pandillas, en especial contra la MS-13.

Sessions se reunió con el presidente Salvador Sánchez Cerén, el gabinete de seguridad pública y visitó el cuartel central de la Policía Nacional Civil, así como también una pequeña delegación policial en el municipio de Lourdes, Colón, en la periferia oeste de la capital, donde guardan prisión preventiva varios pandilleros.

Asimismo, sostuvo una entrevista privada con sus contrapartes del llamado Triángulo Norte de Centroamérica -el Fiscal General de El Salvador, Douglas Meléndez; la Fiscal General de Guatemala, Thelma Aldana; y el Fiscal General de Honduras, Óscar Chinchilla- y participó en el acto de graduación de 40 aplicadores de la ley provenientes de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y El Salvador, quienes completaron el Programa de Desarrollo de Liderazgo ofrecido por la Academia Internacional para el cumplimiento de la Ley, (ILEA) que tiene su sede en San Salvador.

En su discurso en la ILEA, Sessions señaló que estaban reunidos no muy lejos de la sede de una de las pandillas más brutales conocida como la MS 13, que también tiene presencia en al menos 40 Estados de los Estados Unidos. Agregó que los miembros de la Mara Salvatrucha violan, extorsiona y asesinan, pero advirtió que usarán todas las herramientas legales para combatirlos y dijo que con la colaboración multilateral serán capaces de terminar con el flagelo de estas organizaciones criminales trasnacionales.

El director General de la Policía, comisionado Howard Cotto, declaró que para la corporación la visita del alto funcionario estadounidense ha sido muy significativa, y una señal muy positiva que el Fiscal General de Estados visita la sede policial.

Mientras el secretario de Justicia visitaba el país, la Fiscalía General de El Salvador puso en marcha el plan “Golpe al Crimen” y ordenó la captura de 1 mil 112 miembros de las pandillas. “Las detenciones están enfocadas a desarticular la operatividad de las pandillas (Barrio) 18 y MS, y golpear sus fuentes de financiamiento”, se asegura un comunicado oficial del Ministerio Público.

Los detenidos serán procesados por los delitos de organizaciones terroristas, homicidios, extorsión, estafa, violación, privación de libertad, limitación a la libre circulación, posesión de drogas y robo, entre otros.

En El Salvador, las pandillas establecidas en barrios populosos y comunidades están integradas por más de 67 mil jóvenes y adultos. Más de 13 mil están presos. Sus principales cabecillas están en una cárcel de máxima seguridad y según las autoridades, están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.

“Jóvenes que en muchos casos llegaron a Estados Unidos para huir de la violencia de las pandillas están siendo desaparecidos para que enfrenten una deportación sin protecciones adecuadas ni una investigación”- Donna Lieberman, directora general de NYCLY.

Comentarios