Cancelación del DACA pone un alto a los sueños de los migrantes

Por Douglas Cuevas
dcuevas@lahora.com.gt

El cierre del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), por sus siglas en inglés es una decisión política del presidente Donald Trump pone en incertidumbre los sueños y esfuerzos de al menos 800 mil jóvenes indocumentados en los Estados Unidos. El plan fue impulsado por el gobierno del expresidente Barack Obama.

La reciente decisión que ya ha motivado una serie de protestas de parte de los inmigrantes, podría generar una ola de deportaciones entre los más jóvenes, aquellos que llegaron al país norteamericano antes de cumplir los 16 años, que han estado renovando los permisos avalados por el DACA por lapsos de dos años para poder estudiar o bien conseguir un empleo.

Los datos oficiales de las autoridades en materia de migración de los Estados Unidos dan cuenta que Guatemala ocupa el quinto puesto con más personas resguardadas en la política que impulsó el presidente Obama.

La decisión de Trump fue rechazada por organizaciones que velan a favor de los migrantes de Guatemala, que ven como un peligro latente para los connacionales la reciente medida que puede ponerles bajo la lupa de las autoridades migratorias.

Según el pronunciamiento de la Mesa Nacional para las Migraciones en Guatemala (Menamig), por medio de su Directora Ejecutiva, Julia Gonzalez, los jóvenes peligran.

“Una de las grandes preocupaciones es que estos jóvenes en el momento de las solicitudes entregaron toda la información personal, nombres completos, lugares de residencia y números telefónicos”, añadió Gonzalez.

La directora de Menamig considera que esos datos podrían ser trasladados a las unidades encargadas de las deportaciones, que podrían vulnerar los derechos de los guatemaltecos refugiados bajo el DACA.

Hasta el momento Menamig no mantiene una acción de respuesta legal para amparar a los jóvenes indocumentados en los Estados Unidos, al afirmar que cada expediente tiene su propia complejidad.

“Habría que revisar cada caso en lo individual para pensar en opciones y esto implica contar con recursos legales con los que no se cuentan”, refirió la Directora Ejecutiva de la institución a favor de los migrantes.

González resaltó también la poca agilidad de la Cancillería Guatemalteca que no pudo crear un plan de contingencia ante las constantes amenazas del gobierno de Trump, que ponían en peligro a los indocumentados guatemaltecos en los Estados Unidos.

“Era lamentable entrar la página de relaciones exteriores para conocer la situación de los connacionales y no tiene absolutamente nada” dijo la directora de Menamig, quien también afirma que algunas de las acciones de Guatemala a favor de los migrantes han sido demasiado lentas.

“No conocemos a detalle con que se refieren con esos planes de prevención que han empezado a pensarlos muy recientemente”.

INOPERANCIA DEL GOBIERNO GUATEMALTECO

El padre Mauro Verzeletti, encargado de la Casa del Migrante, también rechazó desde Guatemala el anuncio de cancelación del DACA y fue más severo en sus declaraciones ante lo que considera la nula respuesta del presidente Jimmy Morales, a favor de los guatemaltecos en situación irregular en los Estados Unidos.

“Por una inoperancia y prepotencia del gobierno guatemalteco, porque hay realmente responsabilidad del gobierno porque son inoperantes”, señaló el religioso para quien la Cancillería no ha podido dar una respuesta a la necesidad de los migrantes.

Verzeletti señaló que esta situación viene de la mano con los ataques que sufren, no solo guatemaltecos, sino todo aquel que llega a Norteamérica sin papeles y con un tono de piel diferente a los otros.

“Muchos de ellos están estudiando, están trabajando en EE. UU. y realmente esta medida muestra la acción xenofóbica, racista y discriminatoria hacia la comunidad migrante”, refirió Verzeletti.

La Casa del Migrante considera que la decisión del gobierno estadounidense fue unilateral, sin pensar en las repercusiones que sufrirán los indocumentados y sus familias. “El Presidente norteamericano no ha entendido la importancia de las migraciones, el derecho humano de los migrantes, esas personas que realmente están buscando oportunidades de vida” dijo.

De momento la reciente cancelación del programa a favor de los indocumentados no cobra vigencia de manera automática, pero las instituciones sociales en Guatemala ya se están preparando para poder dar un techo a esos guatemaltecos al momento que sean deportados.

“Ya estamos trabajando con organizaciones internacionales en cuestiones de logística por si alguien es deportado de EE. UU., tenemos la casa del migrante para protegerlos temporalmente” resaltó Verzeletti.

“BERRINCHE” DEL PRESIDENTE

Por otro lado el religioso se mostró molesto por las últimas acciones del presidente Jimmy Morales, en su afán de declarar non grato al Comisionado contra la impunidad, que tuvo como resultado la salida del excanciller Carlos Raúl Morales, con quienes las organizaciones habían venido contemplando una serie de acciones a favor de los indocumentados, que ahora quedaron en el olvido.

“Expulsando a la CICIG de Guatemala vino a tirar todo el trabajo, porque estábamos trabajando como misioneros en la casa del migrante, con la red consular, haciendo toda una estrategia de trabajando. Se vino todo abajo por la prepotencia de un gobierno” indicó.

Verzeletti también envió un mensaje al mandatario Morales, con el que busca se agilicen las acciones a favor de los migrantes. “Que Jimmy Morales deje de pensar en Iván Velásquez y que piense en el bien del país. Ha entorpecido todo ese proceso” señaló.

CANCILLERÍA CON UN DÉBIL PRONUNCIAMIENTO

Tras el anuncio del gobierno de los Estados Unidos de cancelar el programa DACA, el Ministerio de Relaciones Exteriores tan solo publicó un comunicado en sus redes sociales, en el que aseguran que “lamentan” la postura tomada por el gobierno de Donald Trump.

“Guatemala manifiesta su preocupación sobre las implicaciones socioeconómicas que dicha decisión tiene para miles de jóvenes y familias inmigrantes que residen en los Estados Unidos de América y en particular para nuestros jóvenes migrantes guatemaltecos en ese territorio” resalta una parte del documento.

En el comunicado la Cancillería afirma que estará pendiente que no se violen los derechos humanos de los inmigrantes al momento que queden sin efectos los permisos temporales que les permitía el DACA.

FUTURO INCIERTO

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo que los inmigrantes cuyo beneficio terminará antes del 5 de marzo de 2018 tendrán hasta el 5 de octubre de este año para gestionar la renovación.

La única posibilidad que tienen los “dreamers” de evitar ser deportados y poder trabajar legalmente cuando DACA haya sido desmantelado por completo es que el Congreso apruebe una ley que les conceda protección de manera permanente.

Si bien el presidente del Congreso estadounidense, Paul Ryan, ha expresado su disposición a gestionar una ley con esa finalidad, no está claro si alcanzará la meta debido principalmente a una agenda legislativa muy cargada.