Amparada por el TPS, la estudiante Vanesa López lucha por su familia

Por Douglas Cuevas
dcuevas@lahora.com.gt

¿Qué sentiría si no pudiera entender lo que las demás personas le dicen o comunicarse con ellos? Seguramente sería una experiencia nada placentera, la misma que viven aquellos migrantes que al llegar a Estados Unidos solo pueden hablar español y no comprenden el inglés.

Eso vivió Vanesa López, una salvadoreña que llegó indocumentada a los Estados Unidos cuando tan solo tenía cuatro años de edad y empezó a toparse con la barrera del idioma durante sus primeros años de estudio, la que logró superar con éxito al ser considerada actualmente una estudiante estrella, becada por una Universidad y para felicidad de ella y su familia, está a tan solo un año para graduarse.

Ella contó su historia en un foro desarrollado por autoridades de Migración de El Salvador, en el que buscan exponer los éxitos de los migrantes en los Estados Unidos.

Vanesa es ahora una mujer joven, algo tímida, que tuvo que aprender inglés para superar cada grado académico por sí misma, no porque su familia la dejara abandonada sino porque ninguno de ellos sabía hablar inglés.

“Tuve que aprender yo sola y en High School fui mejorando” recuerda la joven salvadoreña que cursa la carrera de Datos Financieros Globales.

“Yo no sabía que era el TPS” contó López, quien se percató de la presión que tenía su mamá, una madre soltera de cuatro hijos. “Imagínense pagar 500 dólares por cinco personas” recuerda, sobre el pago periódico que tenía que hacer su madre para pagar. Cuando era niña no se percataba tanto en la cantidad y presión que significaba dicho gasto.

Ahora que está por graduarse agradece el apoyo de su madre, de su hermano mayor quien por velar por su familia no tuvo la misma oportunidad que Vanesa para estudiar y a quien le tocó trabajar.

“Yo por eso estudio, no solo por mí, sino para poder darle a ellos una mejor calidad de vida” señaló la joven salvadoreña que es una de las 190 mil personas de El Salvador amparados bajo el TPS.