DESDE LA REDACCIÓN

Acompañemos a un retornado a su casa

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

Durante los últimos meses, La Hora Voz del Migrante ha reportado lo que considero una crisis histórica, porque miles de guatemaltecos han viajado a Estados Unidos con sus hijos en busca de una oportunidad que les ha sido negada en su país, en cambio, han encontrado dolor, angustia y temor por las separaciones familiares.

Hace una semana, en un relato se exponía la realidad de una familia guatemalteca que se reunía tras vivir un calvario, víctima de la Tolerancia Cero, pero también de un país que los empuja a la desesperación y búsqueda de una oportunidad laboral que les permita tener una vida.

Así es, tener una vida, eso desean, no piden más y repito, en Guatemala no tienen una vida, porque son familias pobres que viven casi en la esclavitud, al servicio de una tiranía que ha cooptado y robado oportunidades, haciendo más grandes las brechas y desigualdades.

Fácil es sentarse, comentar en redes sociales y decir que son “huevones” porque en Guatemala hay trabajo. No es así, la situación del país es complicada y no por la lucha contra la corrupción, como dicen quienes desean hacerse los tontos o quedar bien, no sé con quién y con qué finalidad; estamos mal y debemos decirlo, claro y de frente.

Los migrantes o potenciales migrantes no merecen maltrato, ni prejuicios, mucho menos comentarios despectivos, salen del país por la desesperación, la falta de acceso a lo básico, algo que no podemos imaginar las personas que por lo menos tuvimos el privilegio de educarnos, tener casa, comida los tres tiempos y trabajo.

En la semana, de nuevo, pero ahora la agencia AP reportaba otra reunificación y así se mantendrán por mucho tiempo, veremos el regreso de niños o familias completas, una tragedia doble, porque la falta de oportunidades los expulsó, sufrieron un calvario al ser detenidos, separados y quién sabe qué otros vejámenes y regresan al lugar donde no tienen cómo luchar por los suyos.

Esa es Guatemala, esa es nuestra gente, y por eso debemos seguir señalando a los que no están haciendo bien las cosas, no es personal, es que miles mueren por no querer entender la necesidad de cambio que tiene el país.

Algunos quieren imitar a Trump diciendo que los periodistas y medios propagamos “Fake News”, vayan a recibir a los retornados, a esos niños que vienen a abrazar a sus padres tras meses de estar separados, acompáñenlos a sus viviendas ubicadas en comunidades lejanas, sin acceso a servicios y oportunidades; después de eso, solo una cara dura seguiría diciendo que son noticias falsas para atacar, si lo sigue pensando, está en su derecho, pero hágase a un lado para dejar vía libre a quienes sí queremos un mejor país, un futuro para nuestras generaciones venideras.