Inicio Tu Voz cambia GT Un 2017 sin satisfacciones para los migrantes guatemaltecos, pero con reflexiones y...

Un 2017 sin satisfacciones para los migrantes guatemaltecos, pero con reflexiones y mejores intenciones para el 2018

por -
0 186
Un 2017 sin satisfacciones para los migrantes guatemaltecos, pero con reflexiones y mejores intenciones para el 2018

Por Rodulfo Santizo
(Minchito)
minchitoss1@yahoo.com

Los migrantes guatemaltecos en el extranjero cumplimos un año más sin avanzar en los temas que nos interesan, ocupan y preocupan, siendo objetos y sujetos para reportes, discusiones y temáticas en reuniones de personajes que se dan el lujo de jactarse y vanagloriarse, asegurando ser expertos en temas relacionados a la migración.

Los años siguen pasando y nosotros como sociedad civil migrante no nos animamos a tomar esa decisión de preocuparnos por nuestro propio desarrollo, utilizando nuestras ventajas, fortalezas, experiencias, conocimientos y oportunidades, sabiendo que tenemos mucho material para salir adelante y demostrarle a todo mundo que somos esa fuerza que cambiará los paradigmas del que hacer del migrante guatemalteco.

Y digo esto, porque la verdad estoy hasta la coronilla de oír, ver, leer y analizar las diferentes intenciones de querer hacer algo por los que estamos fuera de Guatemala, que espera mucho de gobiernos, instancias de desarrollo, políticos, funcionarios, organizaciones, entre otros, y no pasa nada. Todo se va en falsas promesas, planificaciones, reuniones, programaciones, gestiones y acuerdos que al final se quedan solo en eso, puras promesas y falacias.

Llevamos mucho tiempo, recursos y esfuerzo en tratar de convencer a nuestras autoridades en la verdadera necesidad de que escuchen a la comunidad civil migrante para reorientar la ruta, interrelación y participación de los migrantes para propiciar e incidir en el desarrollo de Guatemala, desde el extranjero; pero no hay eco a las peticiones y lo poco que se pudo avanzar con un nuevo gobierno o algún funcionario, viene alguien nuevo y lo tira por la borda.

Escribía en un artículo hace ya muchas semanas que en el tiempo que llevo como migrante regular en el extranjero, no ha existido presidente, funcionario de gobierno, diputado que realmente nos deje sorprendidos, perplejos y estupefactos al aprovechar tan importante sector para diseñar una estrategia incluyente de desarrollo, aprovechando las fortalezas y oportunidades que los migrantes guatemaltecos han desarrollado en el extranjero, en condiciones adversas, y que están dispuestos en aportar para desarrollar las comunidades de origen, en Guatemala.

Es un trabajo duro, difícil, pero no imposible, iniciar un proyecto modelo de desarrollo con la participación de los migrantes de manera organizada, motivándolos y concientizándolos a que unifiquen criterios, esfuerzos, voluntades, capacidades, conocimientos y recursos para hacer un Megaproyecto Piloto, donde los migrantes puedan hacer alianzas estratégicas con los diferentes sectores que tienen y hacen relaciones con los migrantes, sabiendo que tenemos entre nosotros migrantes con las experiencias y conocimientos para iniciar esa ardua labor en los ciclos que nos llevarán a demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de hacer algo sensacional y mandarles un mensaje a todos aquellos que han desperdiciado la oportunidad de ser facilitadores para iniciar el Proyecto Piloto Novedoso de los tiempos modernos para Guatemala.

La diáspora guatemalteca no puede seguir dándose el lujo de estar esperando a que sea el gobierno, por medio de sus funcionarios, que nos diga qué hacer, nosotros tenemos ese deber y reto de ver qué hacemos por nosotros mismos, definiendo nuestro propio destino; capacidades, experiencias, conocimientos e ideas, las tenemos, por eso y por muchas cosas, debemos tomar la iniciativa de hacer nuestros propios planteamientos, buscando los aliados idóneos que nos darán ese empoderamiento y apropiación de nuestras acciones para seguir en la ruta correcta para seguir velando por los beneficios, intereses y derechos de nosotros mismos.

Conclusión, este 2018 creo que será el año, donde los migrantes guatemaltecos vamos a marcar nuestro terreno, hemos hecho un alto, para reflexionar, luego iniciaremos con una verdadera cruzada de información para identificar, analizar y priorizar nuestras formas y maneras de enfrentar nuestros propios retos, para dar inicio a la formulación y gestión de un proyecto piloto que pueda ser nuestra herramienta para sentarnos a negociar con los sectores que tengan intensiones de hacer propuestas serias y responsables, donde los beneficios sean de doble vía.

Somos los migrantes guatemaltecos entonces, un número significativo que llama la atención en cuanto a consumo y capacidad adquisitiva, donde las Remesas se convierten en el activo más importante para hacerlo lo más redituable posible, en beneficio de los migrantes en el país receptor y las comunidades de origen, en Guatemala.

Si por decir la verdad, me critican y me acusan de todo lo que se les venga en gana, qué le vamos hacer, les digo que no me preocupa, seguiré diciendo y siendo la voz de aquellos que no pueden hacerlo, principalmente de los más vulnerables, a quienes he defendido y seguiré defendiendo para que no sean humillados y ofendidos; en consecuencia, a mis detractores les digo que los perdono y los invito a que invirtamos el tiempo en hacer propuestas de enfoque comunitario y desarrollo, que de eso tengo alguna que otra experiencia y verán que nos llevaremos mucho mejor, la vida es tan corta para gastar el tiempo en cosas que no tienen importancia y para finalizar desde este espacio les deseo a todos los migrantes que tengan una Feliz Navidad y que el 2018, sea de mucha prosperidad y sobre todo mucha paz, pidiendo al Ser Supremo que en Guatemala se puedan dar las oportunidades para los más desprotegidos y que los migrantes podamos concretar nuestros deseos y satisfacciones.

Comentarios